Miércoles, 06 de Julio 2022

Científicos crean tomate con tanta vitamina D como el equivalente a dos huevos

Estudios señalan que la insuficiencia de vitamina D está relacionada con una mayor afectación del Covid-19, así como de otras enfermedades como cáncer, demencia, entre otras

Por: EFE

Este superalimento proporciona la cantidad diaria necesaria de vitamina D para una buena salud. EL INFORMADOR/ARCHIVO

Este superalimento proporciona la cantidad diaria necesaria de vitamina D para una buena salud. EL INFORMADOR/ARCHIVO

Científicos crearon un tomate rico en vitamina D, tanta como la que aportan dos huevos de tamaño promedio o 28 gramos de atún. Los resultados del alimento modificado genéticamente fueron publicados hoy por Nature Plans.

 Los investigadores, encabezados por el Centro británico John Innes, usaron la edición de genes para desactivar una molécula específica en el genoma de la planta de tomate, lo que incrementó la provitamina D3, tanto en su fruto como en sus hojas. Después, la convirtieron en vitamina D3 mediante la exposición a la luz UVB. 

Mediante la exposición de la piel a la luz UVB, la vitamina D se genera naturalmente en nuestro cuerpo, pero la principal fuente la obtenemos por medio de los alimentos. Así, este nuevo cultivo biofortificado podría ser una innovación sencilla y sostenible para abordar un problema de salud mundial.

Este tomate "podría ayudar a millones de personas con insuficiencia de vitamina D, un problema cada vez mayor vinculado a un mayor riesgo de cáncer, demencia y muchas de las principales causas de mortalidad"

Estudios señalan que la insuficiencia de esta vitamina "está relacionada con una mayor gravedad de la infección por covid-19", señala el Centro John Innes. 

Los tomates contienen, de forma natural, uno de los componentes básicos de la vitamina D3, llamado provitamina D3 o 7-dehidrocolesterol (7-DHC). Este nutriente se encuentra en sus hojas en niveles muy bajos, pero no se acumula normalmente en los frutos de los tomates maduros.

Los investigadores del grupo de la profesora Cathie Martin en el Centro John Innes utilizaron la edición genética CRISPR-Cas9 para realizar revisiones en el código genético de las plantas de tomate, de manera que la provitamina D3 se acumule en el fruto del tomate.

"Hemos demostrado que se pueden biofortificar los tomates con provitamina D3 mediante la edición de genes, lo que significa que los tomates podrían desarrollarse como una fuente vegetal y sostenible de vitamina D3", explicó Martin.

Cuando se cultivan tomates, las hojas suelen ser desechadas, pero las de las plantas modificadas genéticamente podrían emplearse para la fabricación de suplementos de vitamina D3 aptos para veganos o para el enriquecimiento de alimentos.

Investigaciones anteriores estudiaron la vía bioquímica de cómo se utiliza el 7-DHC en la fruta para fabricar moléculas, y descubrieron que una enzima, la Sl7-DR2, es la responsable de convertirlo en otras moléculas.

En este estudio, los investigadores usaron CRISPR-Cas 9 para desactivar la enzima Sl7-DR2 en el tomate, de modo que el 7-DHC se acumule en el fruto del tomate.

Al medir la cantidad de 7-DHC que había en las hojas y los frutos de tomate de plantas editadas, vieron que había "un aumento sustancial" y que se acumulan tanto en la pulpa como en la piel de los tomates.

En seguida, comprobaron si el 7-DHC de las plantas modificadas podría convertirse en vitamina D3 iluminando durante una hora con luz UVB las hojas y los frutos cortados

Tras el tratamiento con luz UVB para convertir el 7-DHC en vitamina D3, "un tomate contenía los niveles de vitamina D equivalentes a los de dos huevos de tamaño medio o 28 gramos de atún, que son fuentes dietéticas recomendadas de vitamina D", añade la nota.

El estudio señala que la vitamina D en la fruta madura podría aumentar todavía más con una exposición prolongada a los rayos UVB, por ejemplo durante el secado al sol.

El bloqueo de la enzima en el tomate no tuvo ningún efecto sobre el crecimiento, el desarrollo o el rendimiento de las plantas de tomate.

Además, otras plantas estrechamente relacionadas, como la berenjena, la patata y el pimiento, tienen la misma vía bioquímica, por lo que el método "podría aplicarse a estos cultivos hortícolas".

Los tomates enriquecidos con provitamina D que "hemos producido ofrecen una fuente vegetal muy necesaria de la vitamina del sol", destacó la autora principal de la investigación Jie Li.

La científica consideró que "es una gran noticia para las personas que adoptan una dieta rica en plantas, vegetariana o vegana, y para el creciente número de personas en todo el mundo que sufren el problema de la insuficiencia de vitamina D". 

SE

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones