Sábado, 28 de Mayo 2022

COVID: Pese a pruebas gratis, la mayoría las paga

Aumentan los jaliscienses que acuden a los laboratorios privados ante la saturación o la falta de test que ofrecen las autoridades

Por: El Informador

Los costos de una prueba PCR van de los 950 a los cuatro mil 300 pesos. Y la entrega de resultados es de 72 horas, en promedio. EL IFNORMADOR/G. Gallo

Los costos de una prueba PCR van de los 950 a los cuatro mil 300 pesos. Y la entrega de resultados es de 72 horas, en promedio. EL IFNORMADOR/G. Gallo

Aunque el Gobierno de Jalisco presume que tiene pruebas suficientes para detectar el nuevo coronavirus, los laboratorios privados realizan ocho de cada 10 en el Estado.

En el primer trimestre de 2021, el 47% de las pruebas aplicadas fueron pagadas por los jaliscienses a laboratorios privados, según cifras oficiales; sin embargo, en este año se disparó al 78 por ciento.

Carlos Alonso Reynoso, epidemiólogo de la UdeG, afirma que las autoridades sanitarias federales y estatales han fallado en garantizar que todas las personas con sospecha de contagio puedan acceder a una prueba gratuita.

Cuestiona que el subsecretario de Salud del Gobierno federal, Hugo López-Gatell, y el director del IMSS, Zoé Robledo, llamen a la población a que no se haga la prueba si no tiene síntomas graves. Subraya que con esto se genera un subregistro.

También puntualiza que las autoridades deberían regular el costo de los test para evitar abusos de los laboratorios privados.

Con el actual repunte de contagios, volvieron las filas de personas que esperan para hacerse una prueba afuera de laboratorios privados en la zona metropolitana. Por ejemplo, los costos de una prueba PCR van de los 950 a los cuatro mil 300 pesos. Y la entrega de resultados es de 72 horas, en promedio.

Sobre el tema, el gobernador de Jalisco niega que haya desabasto de insumos para realizar las pruebas en el sistema Radar Jalisco. Asegura que los largos tiempos de espera y la demora para agendar una cita se deben a “cuestiones logísticas”, como la falta de personal que se ha ausentado tras resultar contagiado. “No hay falta de pruebas, tenemos las suficientes. Hemos visto algunos laboratorios privados saturados, entendemos que ha aumentado la presión y estamos tratando de aumentar nuestra capacidad de operación”.

Pero los testimonios dicen otra realidad. En el módulo que se instaló en Tlaquepaque los reactivos no alcanzaron para la demanda y sí había personal de salud suficiente. “Tengo mucha calentura, dolor de huesos y cabeza... me siento muy mal. Vine a la prueba gratis, pero ya no había”, lamentó María. Tenía síntomas similares al COVID-19 y nadie la atendió.

Temas

Lee También