Sábado, 28 de Mayo 2022

El "hombre volador" logra cruzar el canal de la Mancha

El francés Franky Zapata consigue hazaña en el segundo intento a bordo de su "Flyboard"

Por: AFP

Lo consiguió en su segundo intento. El "hombre volador" Franky Zapata logró este domingo su hazaña de cruzar el canal de la Mancha a bordo de su "Flyboard" en unos 20 minutos, tras una breve parada en un barco para repostar en queroseno.

Este francés de 40 años despegó hacia las 08:15 horas (06H15 GMT) a bordo de su tabla voladora desde la playa de Sangatte, en el norte de Francia, en medio de un ruido ensordecedor y bajo la mirada de cientos de curiosos.  

Vestido de negro, con arnés y casco, despegó rumbo a la bahía de St Margaret, en el sur de Inglaterra, donde aterrizó 22 minutos más tarde, tras sobrevolar el canal a entre 15 y 20 metros de altura, convirtiéndose en el primer hombre en cruzar el canal de la Mancha a bordo de una tabla voladora.

Durante la travesía, se posó durante unos momentos en un barco, en aguas francesas, para cambiarse la mochila, en la que llevaba el queroseno necesario para que su aparato funcionara. 

El aterrizaje en ese barco "fue complicado, todavía se movía bastante, no logré posarme a la primera pero lo hice al segundo" intento, explicó a la prensa tras haber vuelto a Francia.

Una vez se posó sobre la plataforma de abastecimiento, "sabía que había hecho lo más difícil", declaró. 

Luego volvió a despegar hacia las costas británicas, donde aterrizó tras haber recorrido los 35 km del estrecho, de pie sobre su máquina voladora dotada de cinco turborreactores de aire que permiten despegar y avanzar a hasta 190 km/h, con una autonomía de unos 10 minutos.

Franky Zapata recibe un beso de su esposa Krystel durante la conferencia de prensa en Sangatte, tras lograr su hazaña. AFP/D. Charlet

A su llegada a las costas británicas, Zapata levantó el puño y se abrazó a uno de sus colaboradores.

"Veía Inglaterra que se iba acercando e intenté disfrutar para no pensar en el dolor. ¡Las piernas me quemaban!", aseguró Zapata, justo después de aterrizar, añadiendo que se trataba de un "trabajo de equipo".

Va por "coche volador"

"Creo que no estuve lejos de mi límite", admitió más tarde en una rueda de prensa en Sangatte, en el norte de Francia. 

Zapata, quien dijo que se sentía "cansado" y necesitaba unas vacaciones, aseguró que ya tiene otros desafíos en mente, como terminar su "coche volador".

"Quiero volar a dos mil metros y volar por encima de las nubes. ¡Es la próxima etapa!", declaró. "¡Me siento bien, feliz y afortunado!".

El pasado 25 de julio, 110 años después del éxito del francés Louis Blériot, primer aviador en atravesar la Mancha, Zapata se lanzó desde el mismo lugar con su invención. Sin embargo, pocos minutos después de entrar en aguas inglesas cayó al agua, tras golpear levemente la plataforma del barco de abastecimiento donde intentaba posarse.

Esta vez, el barco de aprovisionamiento era más grande y tenía una zona de aterrizaje más amplia, y estaba situado en aguas francesas. 

"Si uno se rinde al primer intento, nunca consigue nada. No hay ningún problema en fracasar, pero hay que fracasar teniendo la conciencia tranquila, habiéndose entregado al 200%", afirmó, emocionado. 

Con la primera tentativa, Zapata y su empresa lograron cierto eco mediático, aprovechando la espectacular intervención que realizó unos días antes durante la Fiesta Nacional francesa, el 14 de julio, al volar a varios metros del suelo durante el desfile militar en los Campos Elíseos de París.

"Felicitación @frankyzapata! (...) Con esta nueva hazaña, usted continúa superando los límites de la innovación militar francesa. Es un orgullo y una inspiración para todos y todas, gracias!", reaccionó la noche de este domingo en Twitter el presidente Emmanuel Macron.

Si uno se rinde al primer intento, nunca consigue nada

Su invento fue expuesto a finales de 2018 en el Foro Innovación de la Defensa de París. Las fuerzas especiales franceses se han interesado por esta plataforma voladora, viendo en ella "un potencial uso en las operaciones especiales en zonas urbanas". 

Desde diciembre de 2018, su empresa Z-AIR cuenta con una subvención de 1.3 millones de euros del Ministerio francés de Defensa para desarrollar una nueva turbina que pueda ser impresa en 3D.

"No es el retorno de los Avengers, es la realidad. Bravo a Franky Zapata [...] Orgullosa del apoyo que nuestro ejército aporta a la innovación", tuiteó la ministra francesa de Defensa, Florence Parly. 

IM

Temas

Lee También