Jueves, 26 de Mayo 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Samuel y Mariana, entre la hipocresía, perversidad y doble moral

Por: Salvador Cosío Gaona

Samuel y Mariana, entre la hipocresía, perversidad y doble moral

Samuel y Mariana, entre la hipocresía, perversidad y doble moral

El asunto del niño extraído del DIF por el gobernador de Nuevo León y su esposa para tenerlo en adopción durante un fin de semana, se ha apoderado en los últimos días de las redes sociales, derivando en una interminable batalla entre quienes apoyan y aquellos que reprueban la acción. Igualmente se ha colocado primigeniamente en las agendas políticas de aplaudidores al régimen, quienes exigen una doble crucifixión.

En tanto que organismos nacionales e internacionales piden se lleve a cabo una investigación para deslindar responsabilidades y en su defecto, se apliquen los castigos correspondientes, siendo el común denominador una inusitada preocupación por el bienestar de ese menor en particular, no obstante que las noticias en nuestro país aborden todos los días casos de niños abandonados, violentados, desaparecidos, y/o muertos, sin provocar el mínimo interés o pronunciamientos al respecto.

Desde luego, hay que subrayar que nadie en este país ni fuera de él habría levantado siquiera una ceja sino fuese porque los protagonistas de la historia son el primer mandatario de Nuevo León, Samuel García, y su esposa Mariana Rodríguez, quienes inevitablemente generan simpatías u odio según el color con el que se les mire.

Para aquellos que no son afines del “fosfo fosfo”, los García-Rodríguez deberían ser mínimamente encarcelados por haber extraído al menor del DIF, tráfico de influencias, explotación de imagen, cosificación, revictimización, y otros delitos que se pudieran configurar.

Las condenas, criticas, vituperios, y recriminaciones en contra de la pareja neolonesa brotan profusamente, acusándolos principalmente de frívolos al violar los derechos del menor exponiendo su rostro en redes únicamente con el afán de ganar “likes”, siendo que Mariana es una conocida influencer que cuenta con más de 2 millones 200 mil seguidores tan solo en Instagram, y que a ella se le acredita en mayor medida que Samuel obtuviera la gubernatura.

La intención de su acto solo ellos la conocen; pero hay que decir que Samuel se ha caracterizado por su falta de filtro -como dicen ahora-, por hablar sin pensar, y no en pocas ocasiones por su torpeza. Mariana en cambio, parece más inteligente pero el “descuido” en las formas para llevarse al Niño y luego exhibirlo en redes la ha hecho lucir como tonta y no lo es, mucho menos tratándose de un negocio que domina.

Si hubo perversidad o no en su conciencia quedará, a reserva de lo que puedan arrojar las diversas investigaciones que ya se llevan a cabo en torno a este asunto.

Lo que no deja de llamar la atención por otra parte, es la hipocresía y la doble moral que parecen predominar en este polémico tema, siendo que no pocos se han subido al ladrillo de la superioridad moral para, con su dedo acusador, exigir la cabeza de la polémica pareja.

Y es que por ejemplo, se conoció hace unos días del hallazgo del cadáver de un bebé en contenedores de basura de un penal de Puebla; y de un niño de seis años que tras ser reportado como desaparecido en Morelos fue encontrado muerto, pero absolutamente nadie alzó la voz.

Hoy, Diputados y militantes de Morena se desgarran las vestiduras mientras exigen castigos ejemplares para Samuel y Mariana. Esos mismos que durante tres años han callado y sido cómplices del genocidio de seis mil niños ya sea por detección tardía y/o falta de tratamientos para el cáncer.

¿En dónde han estado también los organismos que hoy buscan reflectores, pero no han aparecido cuando en la pandemia han muerto alrededor de 1 mil niños por COVID-19 mientras el gobierno les sigue negando la vacuna?; ¿cómo han apoyado a los 200 mil menores que han quedado en orfandad en este mismo contexto y a los otros más de 204 mil que perdieron a sus cuidadores secundarios?

¿Por qué no levantaron la voz cuando se canceló el Seguro Siglo XXI que beneficiaba a 4 millones de niños de escasos recursos o cuando cerraron más de 9 mil estancias infantiles?  

¿Qué han dicho ante la venta de niñas en el sureste tolerada desde el Gobierno Federal so pretexto de “usos y costumbres”, o el reclutamiento de 100 mil niños en las filas del crimen organizado?
¿Realmente importan los niños?

opinión.salcosga@hotmail.com

Temas

Lee También