Jueves, 26 de Mayo 2022
Ideas |

Ramona de Sáa

Por: Argelia García F.

Ramona de Sáa

Ramona de Sáa

Hay personajes en el mundo del arte que son imprescindibles y que sin ellos la historia de cientos de artistas no podría ser contada como la conocemos. Los profesores de arte dedican su vida de manera paciente para nacer junto con el artista día a día, jornada tras jornada y generación tras generación.

En el mundo de la danza, donde parecía que las grandes escuelas estaban ya establecidas, nace la técnica cubana que junto con los históricos Alicia Alonso, Fernando Alonso y Alberto Alonso, la metodóloga y profesora Ramona de Sáa hacen posible el sueño del ballet clásico no sólo en Cuba sino en América Latina.

El fenómeno de la danza cubana no pertenece sólo a una persona, ciertamente Alicia (Alonso) fue la cabeza de este movimiento -hasta político- que sucedió en la isla sumando al paso de pocos años las destacadas figuras del escenario como Loipa Araujo, Aurora Bosch, Mirta Plá, Josefina Méndez, Lázaro Carreño para después dar paso a cientos de bailarines profesionales que integran las filas de las más grandes compañías en el mundo.

La escuela logró lo imposible, la consagración no sólo -como decía previamente- de una sola figura sino que -paradójicamente- democratizó la estética, la técnica y propuso un permanente intercambio cultural de una sociedad que naturalmente y como todas, está destinada al movimiento, a bailar. La enseñanza de la danza (como la de la vida) es constante, rigurosa y práctica aún cuando esta tenga raíces muy profundas en la teoría y en la filosofía.

El trabajo se ejerce diariamente pues el instrumento que aprende de a poco es el cuerpo mismo. Repetir y afianzar, repetir y afianzar es el mantra que vincula a los bailarines junto con sus profesores para dar un sentido artístico, personal e histórico a cada movimiento.

Ramona de Sáa no sólo ha enseñado a bailar a cientos de bailarines, ha enseñado a enseñar y quien enseña baila por y con todos. La profe Chery desde el majestuoso Paseo del Prado, ha puesto el ballet clásico cubano en la punta de la élite del mundo en términos de enseñanza, proyección y ejecución.

Hay personajes en el mundo del arte que son imprescindibles porque luchan a diario, porque cansados siguen, porque no envejecen ni con todo el paso del tiempo encima, porque viven en cada uno de sus alumnos, lloran cada uno de sus fracasos y gozan cada uno de sus éxitos. Este mundo, mi mundo, le estará siempre agradecido por su noble, amorosa y generosa entrega. Larga vida profe

argeliagf@informador.com.mx • @argelinapanyvina

Temas

Lee También