Domingo, 29 de Noviembre2020

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Ordenar el Poder Judicial o repartir el botín

Por: Diego Petersen

Ordenar el Poder Judicial o repartir el botín

Ordenar el Poder Judicial o repartir el botín

El nombramiento de nueve magistrados del Poder Judicial es una oportunidad única para ordenar, dignificar y sobre todo independizar al Poder Judicial. Los términos de la convocatoria dan esperanza de que los nombramientos en el Congreso superen finalmente la perversa lógica de cuotas y cuates, pero no será sencillo. Si alguien pensaba que las demandas del Comité de Participación Social (CPS) por el desaseo en el nombramiento de consejeros de la Judicatura no habían servido de nada, esta es la prueba de que sí. El conflicto, aunque por momentos nos parezca desagradable, obliga a las partes, cuando existe voluntad, a buscar salidas hacia adelante. 

El lado positivo de las convocatorias es que se hicieron con criterios de igualdad de género. Esto es, habrá una convocatoria sólo para mujeres que ocuparán cinco de las nueva vacantes y las otras cuatro en una convocatoria sólo para hombres. La evaluación la hará y calificará el Ceneval (Centro Nacional para la Evaluación de la Educación Superior), de la Secretaría de Educación Pública (SEP), una institución federal sin interés directo en el tema, lo cual es otro acierto. Habrá también examen de Control y Confianza aplicado por la nueva institución creada exprofeso para la evaluación del Poder Judicial. Finalmente, para cada una de las posiciones se harán quintetas y de cada una de ellas el Congreso elegirá a las magistradas y magistrados.

Hay que exigir que los diputados elijan a los mejores y no a sus más cercanos, que no se trate del reparto de un botín sino de una oportunidad de cambiar la historia del Judicial

Esta última es la parte que puede ser delicada, o prestarse al juego político. Estarán en el juego final 25 candidatas y 20 candidatos, lo cual aumenta las posibilidades de que se cuelen perfiles, digamos, de no muy alto nivel, cercanos a diputados, diputadas o poderes fácticos o constituidos. Ahora sí que entre más grande sea el tamaño de la malla menos fina será la criba. El éxito o fracaso de esta renovación del Poder Judicial dependerá de que se inscriban buenos perfiles y sobre todo que exista una amplia participación. El miedo a un examen de Control y Confianza puede ser el gran inhibidor de la participación, pero es la mismo tiempo el elemento de mayor certidumbre para, digámoslo suavemente, evitar que se cuelen personajes como el expresidente Vega Pámanes.

Los diputados y las fracciones parlamentarias irán por la suya, tratarán de acomodar quintetas a modo para sacar adelante a quienes ellos consideren representa mejor sus intereses. De esto a la venta de posiciones que tuvimos hace unos años, reconozcámoslo, hay un abismo, pero conformarnos con que el reparto sea solo más sofisticado sería un error. Es necesario un sistema de integración de las quintetas que evite el manoseo. 

Hay, pues, que echarle lupa al proceso, exigir que los diputados elijan a los mejores y no a sus más cercanos, que no se trate del reparto de un botín sino de una oportunidad de cambiar la historia del Poder Judicial.

diego.petersen@informador.com.mx

Temas

Lee También