Domingo, 28 de Noviembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

El distractor puma de AMLO

Por: Jaime Barrera

El distractor puma de AMLO

El distractor puma de AMLO

Son tan injustas, desinformadas y fuera de lugar las críticas que lanzó el jueves y el viernes pasado a su alma mater, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que seguramente se trata de un nuevo distractor del Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) para marcar la agenda y desviar hacia ese tema la conversación pública y que no se llene de los verdaderos graves problemas del país como son la inseguridad y el creciente poderío del narco, el desabasto de medicamentos o el estancamiento económico.

Lo preocupante es que esta vez haya elegido como nueva cortina de humo a las universidades públicas, especialmente a la UNAM, por los niveles de politización y polarización que pudieran provocar afirmaciones tan temerarias como que su comunidad universitaria se volvió “individualista, defensora de proyectos neoliberales, perdió su esencia de formación de cuadros de profesionistas para servir al pueblo”, y que se “derechizó” al apoyar modelos económicos neoliberales, más otras ocurrencias que pueda volver a lanzar desde su púlpito presidencial mañanero.

Afortunadamente las reacciones de rechazo a la perorata presidencial contra la UNAM no se han hecho esperar, y no sólo el ex rector José Narro, a quien AMLO se le fue a la yugular por haber sido priista y secretario de Salud con Enrique Peña Nieto, sino otros distinguidos universitarios que le cuestionan, con toda razón al Presidente, que quiera ver en un espacio plural, universal y crítico por excelencia como son las universidades, a una institución monolítica, con una sola línea de pensamiento, leal a su proyecto y rendida a su poder político. Le reprochan su desinformación y los más radicales lo acusan de tener síntomas de desconexión con la realidad.

Difícil entender cómo López Obrador atacó así a la UNAM cuando fue una de las comunidades escolares que más han apoyado los proyectos políticos de izquierda desde las candidaturas de Cuauhtémoc Cárdenas y luego la de él en el 2006, 2012 y hasta la triunfal del 2018.

Que el simple hecho que los estudiantes de la UNAM (como de otras universidades públicas), la mayoría de escasos recursos, sean “aspiracionistas” porque quieren mejorar su calidad de vida y su futuro, moleste al Presidente y embista contra la máxima casa de estudios del país como lo hizo antes con los mexicanos de clase media, confirma su perfil autoritario y su delirio conspiracionista al ver en todo aquel que no coincide con sus ideas a un perverso neoliberal que se aprovecha del “pueblo bueno”.

Si muchos universitarios ya le habían negado el voto a Morena, el partido del Presidente, en junio pasado en la Ciudad de México, otros muchos más se podrían unir en su contra en el 2024 por este nuevo distractor antipuma que se le puede revertir como ningún otro y convertirlo en un gobernante aislado en su Palacio, cercado por sus incondicionales y alejado de los que no le dicen que siempre tiene razón.
 

Temas

Lee También