Domingo, 29 de Noviembre2020

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Durazo, una herencia para olvidar

Por: Diego Petersen

Durazo, una herencia para olvidar

Durazo, una herencia para olvidar

Se va el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo. Ya lo había adelantado, ayer lo confirmó: buscará la candidatura de Morena a la gubernatura de Sonora, su estado natal pero donde nunca ha ejercido como político. Su carrera ha sido en la Ciudad de México y el Gobierno federal. Una carrera por decirlo bonito, muy plural, pues comenzó en el PRI al lado de su paisano Luis Donaldo Colosio. Tras enviudar políticamente se mudó al PAN donde se convirtió en secretario particular del presidente Vicente Fox. Hombre de convicciones muy firmes, se mudó con López Obrador donde terminó de secretario de Seguridad. Ahora sí que, como dirían los futbolistas, ante todo es profesional.

¿Fue bueno el desempeño de Durazo al frente de la Secretaría de Seguridad? Por donde se vea no. Podría defenderse diciendo que, finalmente, él no hizo sino obedecer las órdenes del Presidente, lo cual es cierto, pero eso sería decir que solo estuvo de adorno, lo cual tampoco ayuda demasiado. Pero los números hablan y hablan mal de su gestión.

En lo que duró al frente de la Secretaría, se registraron alrededor de 65 mil homicidios, casi cien diarios, una cifra similar a los últimos meses de Peña Nieto

En lo que duró al frente de la Secretaría, se registraron alrededor de 65 mil homicidios, casi cien diarios, una cifra similar a los últimos meses de Peña Nieto. Si alguien quiere ver el vaso medio lleno podría decir que Durazo estabilizó el número de homicidios en el país, pero en el punto más alto. Los plazos que puso el propio secretario para la mejora de la seguridad, primero 90 días, luego seis meses, posteriormente un año. Luego dejó de hablar de ello, pero el presidente dijo que el cambio se vería al llegar al segundo año, tampoco se cumplirá: a 40 días de que se cumplan los dos años no hay buenas noticias a la vista.

Toda la apuesta de seguridad de Durazo al frente de la Secretaría fue la Guardia Nacional, un cuerpo policiaco que se suponía se iría haciendo cada día más civil y menos militar. El resultado de estos 22 meses es exactamente el contrario. Hoy sabemos que la Guardia respondió siempre a los mandos militares, contrario a lo que aprobó el Congreso de la Unión y prometió el propio secretario en la defensa de su estrategia. 

Durazo se va de donde nunca debió haber llegado. No tenía la experiencia y claramente tampoco los conocimientos para ejercer el puesto. Imposible saber si otro secretario hubiese tenido mejor desempeño, de lo que podemos estar seguros es que tanto él como el presidente traicionaron los acuerdos y propuestas hechas en campaña y que nada de lo que dijeron que iba a suceder sucedió. Lo que hereda Durazo al frente de la Secretaría de Seguridad es, en el mejor de los casos, para olvidar.


diego.petersen@informador.com.mx
 

Temas

Lee También