Domingo, 11 de Abril 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Descoordinados

Por: Jaime Barrera

Descoordinados

Descoordinados

La única conclusión que se puede tener sobre la coordinación policial entre la Federación y el Gobierno de Jalisco es que está lejos de lograrse, a juzgar por lo que ayer expresaron del tema, cada quien por su lado, el Presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador Enrique Alfaro.

A los reclamos que hizo el mandatario estatal el domingo al Gobierno federal por no combatir a la delincuencia organizada, a la que atribuyó la masacre de albañiles del sábado en Tonalá, el Presidente respondió ayer desde su púlpito presidencial mañanero que no entraría a polemizar con el gobernador, y que ya había “mucho más” presencia de la Guardia Nacional en Jalisco.

“Hablé con el gobernador de Jalisco hace un mes y se acordó que vamos a reforzar, aunque hay presencia, pero se va reforzar la Guardia Nacional, Ejército y Marina. Ya lo instruí desde hace un mes y se está utilizando a más elementos; ayer volví a plantearlo y también hoy en la mañana”.

Sin embargo, casi al mismo tiempo el gobernador insistió ayer en una entrevista radiofónica que no ha recibido el apoyo que espera del Gobierno federal para hacer frente al crimen organizado.

“Llevo tres meses pidiendo apoyo del Gobierno federal para combatir el crimen organizado y no he sentido el acompañamiento (…) Hago un llamado enérgico y respetuoso para que asuma la responsabilidad”.

Es más que claro, pues, que a un mes de la reunión que tuvieron el martes 2 de febrero los integrantes del gabinete de seguridad de Jalisco, encabezados por el gobernador Enrique Alfaro, y los integrantes del gabinete de seguridad federal, muy poco se ha avanzado en la pretendida coordinación entre las autoridades castrenses y las corporaciones policiales federales con las estatales y municipales, pese a que al término del encuentro el propio gobernador evaluó como positiva la junta en la que “se habían establecido rutas de trabajo para, de manera coordinada, combatir a los grupos delincuenciales”.

De hecho, esta descoordinación y desconfianza policial se había mostrado días despues de la reunión en la Ciudad de México de los gabinetes de seguridad cuando, en la colonia Balcones del Cuatro, en donde se dio un enfrentamiento armado entre elementos de la Guardia Nacional y cuatro presuntos delincuentes que murieron en un tiroteo de más de media hora, no permitieron la participación de policías municipales de Guadalajara ni de la Policía Estatal, ni les informaron de lo ocurrido.

Siguen, pues, las malas señales que deben ser corregidas para hacer realidad un frente policial único que encare los desafíos y las masacres que hacen las mafias, que incrementan la percepción de inseguridad entre los habitantes y hacen imperceptibles las bajas en otros índices delincuenciales.

jbarrera4r@gmail.com

Temas

Lee También