Domingo, 29 de Noviembre2020

¿Cuán riesgoso es ir al cine durante la pandemia? Surgen investigaciones al respecto

De acuerdo a experiencias e investigaciones en Asia y Europa, la relación entre acudir a las salas de cine y los contagios de coronavirus es casi inexistente

Por: El Informador

¿Cuán riesgoso es ir al cine durante la pandemia? Surgen investigaciones al respecto

¿Cuán riesgoso es ir al cine durante la pandemia? Surgen investigaciones al respecto

Un extenso estudio realizado por el sitio especializado en la industria del cine Celluloid Junkie, revela que hasta el momento no hay registro de algún brote de COVID-19 en salas de cine de cualquier parte del mundo.

Varios estudios recientes afirman que los cines son unos de los ambientes cerrados de menor riesgo en términos de propagación potencial. Uno de ellos fue realizado por UC Davis Health.

“Suele sonar como un problema: varias personas en un mismo lugar cerrado, en una habitación, durante un período de tiempo prolongado”, dijo Natascha Tuznik, profesora asociada de enfermedades infecciosas de UC Davis Health. “Pero ahora que sé que es necesario usar cubrebocas y si el cine sigue los protocolos, el cine debería representar menos riesgo de transmisión de persona a persona que muchos otros lugares a los que la gente va ahora”.

Otro estudio del Hermann-Rietschel-Instituts der Technischen Universität en Alemania reporta: “Si sólo se respira en el cine el número de aerosoles inhalados sigue estando muy por debajo de los que se respiraría en una oficina donde se habla, incluso en una película excesivamente larga. Según el estudio, que está relacionado con la ventilación en los cines”

Es importante resaltar que si bien un cine no representa un riesgo elevado de transmisión del virus SARS-COVID-19, esto no es lo mismo que afirmar que estos lugares no representan ningún riesgo.

“Esto no está exento de riesgos y es importante que la gente lo entienda”, dijo la doctora Joyce Sánchez, especialista en enfermedades infecciosas de la facultad de medicina de Wisconsin, citada en un artículo del Wall Street Journal en agosto. Pero ella enfatiza que “hoy en día no existe un artículo científico que sustente que un cine haya sido un lugar para la transmisión viral, honestamente el tiempo lo dirá”.

Durante los dos meses que transcurrieron desde la declaración de Sánchez, no se han detectado infecciones adicionales en los cines, incluso con el estreno de “Tenet” y el regreso de China a la normalidad de operación y de taquilla. “Nada es 100% seguro”, dijo el doctor Robert Lahita, presidente de medicina en St. Joseph´s Health, New Jersey, profesor de medicina en New York Medical College y profesor adjunto de medicina en Rutgers. “Pero yo diría que es 95% seguro, si vas al cine con todas las medidas necesarias”.

El caso de Corea del Sur

Durante la pandemia, uno de los países que más llama la atención del mundo es Corea del Sur y son diversos factores: la utilización de alta tecnología para evitar contagios y rastrear contactos de casos positivos, así como por ser uno de los países que decidieron mantener abiertas las salas de cine durante los meses de emergencia.

En ese país asiático, el Comité de Promoción Cinematográfica llevó a cabo un estudio para analizar la relación entre el COVID-19 y los cines. 

Los estudios encontraron que entre el 1 de febrero y el 20 de septiembre de 2020 al menos 49 personas que resultaron positivo a coronavirus, visitaron el cine. Pero en ese mismo periodo, hubo un total de 31.5 millones de visitantes en los cines del país. Sin embargo, ninguna de las 49 personas infectadas, previamente mencionadas, parece haber transmitido el virus a otros asistentes en la audiencia o al personal del cine.

El sitio de noticias Nocutnews reporta los resultados del mencionado estudio: “El número notablemente bajo de visitas confirmadas con COVID-19 en comparación con el número total de audiencia en el cine y la ausencia de infecciones adicionales y casos de transmisión, es el resultado del nivel mejorado de cuarentena y la cooperación activa de la audiencia”. 

En cambio, con la utilización de la tecnología de teléfonos inteligentes y estudios de rastreo de casos, las autoridades surcoreanas pudieron rastrear varias propagaciones importantes hasta otros lugares de concentración pública donde sí había dispersión importante del virus. 

Más de 400 casos fueron rastreados hasta una sola iglesia y más de cinco mil casos fueron rastreados a la secta Shincheonji. También en Corea, 66 casos se vincularon a un solo establecimiento de Starbucks en la ciudad de Paju, al norte de Seúl, en agosto.

Por casos como estos, los operadores de cine surcoreanos no están muy contentos con la decisión de autoridades de restringir a las salas de exhibición mientras los lugares de culto y franquicias de cafeterías y comida rápida pueden seguir operando.

Cabe destacar que el uso de cubrebocas en Corea, así como en China, Japón y los países del sur de Asia era común incluso antes de la pandemia, en parte por rebrotes de SARS y el MERS. Corea del Sur también ha implementado importantes recursos tecnológicos para minimizar el riesgo en los cines, a través de la emisión de boletos automatizada, estaciones de “autoservicio” e incluso un robot de bienvenida.

Ejemplos globales de casos de COVID-19 entre espectadores y empleados del cine

El primer caso de coronavirus relacionado con los cines (dejando fuera a Wuhan, China, donde se originó el virus) fue a finales de febrero, en Göppingen, Alemania, donde un joven de 25 años de edad desarrolló síntomas de COVID-19 luego de acudir a una función de “Bad Boys for life”. El sujeto estuvo sentado en el asiento 13 de la segunda fila y presenció la función de las 20:00 horas, a la que asistieron 138 personas. Él fue uno de los primeros casos confirmados de COVID-19 en Alemania. 

Las autoridades rastrearon y dieron seguimiento a las personas que se habían sentado a su alrededor, pero ninguna de ellas estaba infectada, por lo que hemos podido visualizar en los informes semanales alemanes.

Otro caso emblemático ocurrió en Singapur el 15 de julio, cuando un cinéfilo acudió a ver una película en el complejo de salas del populoso centro comercial VivoCity.

Al momento que se informó que la persona había resultado positiva a coronavirus, la administración del cine canceló de inmediato las siguientes funciones en la sala y activó una limpieza y desinfección profundas del pabellón y las áreas de acceso general. Posteriormente, no se reportaron contagios asociados a este acontecimiento.  

También ha existido al menos un caso en el Reino Unido, donde empleados del Odeon Silverlink Cinema, cerca de Wallsend, dieron positivo a COVID-19 en septiembre después de que reabrieran los cines en el país. 

“Dos colegas que dieron positivo fueron aislados y ahora se están recuperando en casa”, informó la cadena de cines en ese entonces. “En este caso, respondimos con rapidez y de acuerdo con las pautas del gobierno. La fuerza y la efectividad de nuestros protocolos de limpieza garantizaron que nuestro cine permaneciera abierto y seguro”. No se informó de ningún miembro adicional o cliente que estuvieran infectados a raíz de este incidente.

Por último, la asociación de cines en Canadá (MTAC) informó que han encontrado casos de infecciones en personal del cine, aunque ninguno resultó en propagación a más personas. De acuerdo con MTAC, “de las más de 200 ubicaciones encuestadas, solo han existido cinco casos confirmados de COVID-19 en personas dentro del entorno del cine”. La directora de MTAC, Nuria Bronfman, citó este hallazgo en una carta abierta a las autoridades de Ontario para permitir la reapertura de los cines.

Casi nula, la relación entre el COVID-19 y la asistencia a los cines

Una abundante recopilación de casos e investigaciones acerca de la pandemia y la industria del cine, así como las afectaciones por el cierre de la mayoría de los cines durante la primera mitad del 2020, ha sido realizada por Celluloid Junkie en el artículo firmado por Patrick Von Sychowski

La idea de que los espacios cerrados representan una amenaza para la salud de las personas, el sitio decidió investigar si habría ejemplos donde las salas de cine hubieran sido un factor de contagios de COVID-19.

Después de monitorear los efectos que ha traído la pandemia de COVID-19 en la industria mundial del cine - esto sin mencionar el alto costo en vidas humanas, salud y economía mundial- desde que los cines cerraron por primera vez en China en febrero, Celluloid Junkie ha monitoreado todas las noticias relacionadas con COVID-19 y los cines alrededor del mundo en distintos idiomas.

Si bien es imposible garantizar un resultado negativo, hasta ahora el análisis revela que hasta la fecha no se puede atribuir ningún brote o transmisión importante de COVID-19 a los cines

Cabe recordar, que la razón por la cual se prohiben o limitan las aglomeraciones de personas en interiores es porque el virus SARS-Cov-2, causante de la enfermedad COVID-19, se transmite principalmente a través de aerosoles, como al toser y estornudar.

La ciudad de Nueva York permite a iglesias y boliches operar, pero no a los cines. Por ello, Celluloid Junkie señala que política parece ser más importante que la ciencia en la determinación sobre la apertura de los cines.

“Al final, depende totalmente de los clientes decidir si se sienten seguros de  acudir al cine, pero para los políticos que toman la decisión de si los cines deben estar abiertos, el mensaje es que la evidencia apunta a que los cines son uno de los espacios cerrados más seguros en términos de contagios de COVID-19, siempre que se tomen todas las precauciones y se sigan al pie de la letra los protocolos de limpieza”, concluye el artículo del sitio especializado en la industria que ha hecho una cobertura intensiva sobre el coronavirus y la industria del cine que se pueden consultar en línea.

"No pretendemos ser un estudio científico comprobado en la materia, pero hemos buscado y documentado de la manera más exhaustiva posible el mapeo del impacto del COVID en una industria en particular", aclara la publicación.

Coronavirus

Temas

Lee También