Viernes, 20 de Mayo 2022

Regresa Enrique Oroz con “Dr. Lodo”

El artista se presenta en Sala Silenciosa con una exposición que recoge sus inquietudes más recientes

Por: El Informador

Enrique Oroz. Tras un descanso, el artista vuelve a la Perla Tapatía en un momento que considera “necesario”. EL INFORMADOR/G. Gallo

Enrique Oroz. Tras un descanso, el artista vuelve a la Perla Tapatía en un momento que considera “necesario”. EL INFORMADOR/G. Gallo

La imagen de Orozco está en buena parte de estas obras que integran “Dr. Lodo”. EL INFORMADOR/G. Gallo

La imagen de Orozco está en buena parte de estas obras que integran “Dr. Lodo”. EL INFORMADOR/G. Gallo

“Dr. Lodo” está integrada por 11 obras al óleo, 5 gouaches y piezas de gráfica. EL INFORMADOR/G. Gallo

“Dr. Lodo” está integrada por 11 obras al óleo, 5 gouaches y piezas de gráfica. EL INFORMADOR/G. Gallo

“Dr. Lodo” se inaugura hoy 9 de diciembre en la Galería Sala Silenciosa/ Casa Orozco. EL INFORMADOR/G. Gallo

“Dr. Lodo” se inaugura hoy 9 de diciembre en la Galería Sala Silenciosa/ Casa Orozco. EL INFORMADOR/G. Gallo

Conformada por un conjunto de obra reciente, creada durante los dos años pasados, el artista plástico Enrique Oroz (1965) abre una exposición individual en la galería Sala Silenciosa de Casa Orozco, se trata de su primera muestra en solitario tras casi una década en la que recorrió el país y exhibió en diferentes Estados; ahora, a partir de hoy jueves 9 de diciembre se podrá visitar “Dr. Lodo”, integrada por 11 obras al óleo, 5 gouaches y piezas de gráfica.

En palabras de Oroz, fue en 2012 que tuvo una exposición en el Museo de Arte de Zapopan (MAZ), tras de lo cual “decidí descansar un poco de la ciudad y que también la ciudad descansara un poco de mí. Claro, expuse en otros lugares -Monterrey, Ciudad de México, Oaxaca, Puebla y Mérida- y me enfoqué en ciudades fuera de Guadalajara, incluso el extranjero, porque creo que era el momento, que era necesario”.

Y ahora, este retorno es significativo para el artista, “porque ya hay una generación que no me conoce, y siento que es importante mostrar mi obra en este momento”; ahora, la selección de obra fue un proceso que inicia cuando contempla el espacio de Casa Orozco, “vi los muros tan altos, con una altura que da aire a los cuadros. Así, consideré que el formato de 1.85 x 1.50 metros se vería muy bien en este salón”.

En estos términos, en su mayoría, “se trata de cuadros que realicé ex profeso para esta exhibición -sobre todo los que tienen la imagen de Orozco- y, algunos, son obras que no se habían expuesto y entraban muy bien en este concepto del título, es decir, de reciente manufactura (la más “antigua” data de 2020) que fueron pensadas también para este espacio”.

Lo anterior, aunque marcado temporalmente por la pandemia de COVID-19, que continúa afectando al planeta, no modificó mucho las dinámicas de trabajo de Oroz, “porque pintar es, en esencia, estar en casa, en el taller. Antes de la catástrofe de la enfermedad, yo estaba ya un poco aislado, trabajando, esto no significó un cambio, pero sí esa sensación de que el mundo es vulnerable, y de nuestra cercanía con la muerte”.

En este sentido, lo que ha hecho el virus, asegura el artista, es “hacer más patente la idea de la muerte. El destino de todos es la muerte, pero recuerdo el título de una obra de Damien Hirst sobre la ‘imposibilidad de la muerte en la mente de un joven’, quien no piensa en ella pero, con el paso del tiempo, se vuelve más patente”.

Y después de todo, sentencia Oroz, “la muerte está presente en mis cuadros porque, creo, es latente y nos rodea. Por eso sospecho que están mis cuadros impregnados de esa sensación”.

La indiscutible y constatable imagen de Orozco en buena parte de estas obras que integran “Dr. Lodo”, explica el artista, se explica en la intención de “evocar su presencia y su recuerdo; los cuadros no son una apología, son obras impregnadas de mí, cuando abordo un cuadro necesariamente lo está, no es que hable de otra persona, siempre hablo de mí y si incorporo elementos a su imagen, acerco a Orozco a mí, lo hago más personal, le atribuyo elementos que corresponden a mi mundo, en un espacio cercano”.

El título se relaciona directamente con la figura de un cuadro de Oroz, “un especialista que lo transforma todo en polvo, un polvo húmedo (lodo); es alguien que transforma la materia o el discurso. Su presencia pasa por mí y, de algún modo, soy un poco un ‘doctor Lodo’ que transforma los materiales, como un filtro, pasan a través de mí y salen convertidos en lodo”.

La pasada década, aclara Oroz, “he estado trabajando mucho. Pintar para mí es una forma de abolir la depresión o la locura; por ello es casi un recurso pedagógico aunque el nombre no me agrade. Al final, lo hago porque encuentro placer en hacer esto, y los resultados, al concretar una pintura, me guste o no, siempre serán mejores por su realización que si no la hiciera”.

Sobre el artista

Enrique Oroz nació en Ciudad Obregón, Sonora, 1965.  Aunque de formación autodidacta en sus inicios, comienza en 1987 a estudiar en el Instituto Cultural Cabañas (ICC). Ha sido becario por el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes en dos ocasiones (1995-1996 y 2004-2005), así como por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (1998-1999).

Obtuvo una mención Honorifica en la Bienal FEMSA en 2006, así como también dentro del Salón Guadalajara en ese mismo año. Entre los espacios en los que ha mostrado su obra se encuentran la Galería de Arte Moderno, Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara, la Casa Vallarta, Ex Convento del Carmen, El Museo Raúl Anguiano, y el ICC, entre otros. En 2008 presento la exposición individual Bizarro en la Galería de la Secretaría de Hacienda de la Ciudad de México. De las exposiciones en el extranjero destacan las realizadas en 2006 en de Beaux-Arts de Saint Etienne, Francia, y en 2007 en el Taller de Tony Wolfenberger en Zurich, Suiza. Su obra forma parte de la Colección del Pueblo de Jalisco gracias a recientes adquisiciones hechas por la Secretaría de Cultura (SC) de Jalisco.

DESCUBRE

Exposición de “Dr. Lodo”

Inaugura hoy 9 de diciembre en la Galería Sala Silenciosa/ Casa Orozco (López Cotilla 814, Colonia Americana). Horario de visitas: 09:00 a 18:00 horas (previa cita). Para agendar a través de Instagram: @salasilenciosa. Por medio de WhatsApp al teléfono 3329371404.

Temas

Lee También