Sábado, 28 de Mayo 2022

Francisco Martín Moreno visualiza un “México Roto”

El autor plasma su perspectiva sobre el gobierno mexicano actual 

Por: El Informador

Francisco Martín Moreno. El escritor posa para esta casa editorial, durante su última visita a Guadalajara. El Informador/ A. Camacho

Francisco Martín Moreno. El escritor posa para esta casa editorial, durante su última visita a Guadalajara. El Informador/ A. Camacho

Considerar a “Ladrón de esperanzas” como uno de los proyectos más ambiciosos y complejos de su carrera es cómo Francisco Martín Moreno presenta a esta trilogía, que con su recién publicado segundo volumen “México roto”, da continuidad al desafío narrativo que comenzó con la actual administración presidencial, con el reto llevar al lector, desde la realidad y la ficción, el acontecer de México y lo que ocurre tras bambalinas de la silla presidencial.

“Fue un desafío escribir una novela en tiempo presente. Si hablas de Iturbide, del cura Hidalgo, de Morelos o Zapata, te haces de mucha información, puede haber nuevos descubrimientos y fotografías nuevas, documentos y cartas que pueden cambiar la historia, pero aquí -en ‘Ladrón de esperanzas’- fundamentalmente cambia la historia todos los días”, indica en entrevista con EL INFORMADOR Francisco Martín Moreno, quien tiene a “Antonio M. Lugo Olea” (AMLO) como presidente de esta ficción política, además de un peculiar justiciero que va a la búsqueda de la justicia.

Aunque “México roto” (por editorial Alfaguara) puede leerse sin presentar mayores complicaciones para el lector ante lo actual de sus personajes y circunstancias, Francisco Martín Moreno recomienda echar un vistazo antes al génesis de “Ladrón de esperanzas” para tener una experiencia más inmersiva para descubrir, o al menos intentar hacerlo, las razones que motivan a los políticos a perpetuar las heridas del país.

“Lo más importante es que, después de tres años de gobierno, hay mucho que escribir y contar por todo lo que ha sucedido, por cosas que jamás nos imaginábamos”, añade el también autor de “México negro” y la trilogía de “Arrebatos carnales”, al resaltar que sucesos inesperados como la pandemia también dieron paso a incertidumbres y decisiones políticas que a la fecha y en el futuro seguirán pasando factura a la economía, salud y estabilidad de los mexicanos, sin olvidar lo que suman contextos tan cotidianos como la violencia, la corrupción y hasta el desabastecimiento de medicamentos y falta de garantías para la supervivencia diaria.

“Todo esto pasó y hay que narrarlo y en su contexto, porque cada día había peores noticias, cada día el ambiente nacional se envenenaba más con la división social de México”, explica Francisco Martín Moreno al revelar el sentimiento con el que escribe cada uno de los episodios y las distintas etapas por las que ha atravesado México.

“Creo que escribo desde la desesperación, ya tengo 30 libros escritos de la historia de México, sé el trabajo que nos ha costado, sé la sangre que se ha derramado desde la Conquista de México, la guerra de Independencia, desde la invasión de los Estado Unidos en 1847, la guerra de Reforma, la dictadura de Porfirio Díaz, la Revolución, toda la lucha que hemos hecho los mexicanos por no ser el país de un solo hombre y la sociedad mexicana que está apoyando, es la gran culpable, el regreso del gobierno de un solo hombre, esa es la gran frustración, todos somos culpables”.

Con nuevas visiones

Popular es la frase “quien no conoce su historia está condenado a repetirla” y Francisco Martín Moreno coincide, no solo desde las decisiones políticas que a diario se toman y terminan hasta en tragedia que pudieron evitarse o gastos o proyectos que no tendrán los beneficios esperados, sino desde cómo la infancia y la educación básica se aprende de historia y cómo esto impacta a generaciones que desconocen, por ejemplo, la diferencias entre la Independencia y la Revolución.

“Ahora que se está derogando la Reforma Educativa del presidente Peña Nieto, yo creo que fue uno de sus grandes éxitos, lo que importa es que los muchachos no aprendan historia o aprenden una historia tergiversada, y qué es lo que pasa, les preguntas que qué piensan del populismo del gobierno de Luis Echeverría y no saben quién es, lo mismo si les preguntas de López Portillo o la expropiación, confunden la guerra de Independencia de 1810 con la Revolución Mexicana, imagina qué confusión, estamos repitiendo la historia porque la gente no está informada”.

MQ

Temas

Lee También