Sábado, 27 de Noviembre 2021
Los MTV VMA mantuvieron una buena racha durante 20 años. EFE/Archivo
Entretenimiento

VMA: La noche en que la gala más irreverente de la cultura pop murió

Las notas musicales que sonaron en la primera edición de los VMA de MTV se replicaron 20 años después sellando el ataúd que despedía a su mejor época

RicardoGarcía González

Nada parecía gritar “cultura pop” tanto como MTV, o al menos esa fue la tendencia que la cadena musical de televisión por cable marcó durante dos décadas con su programación desde 1981 y con su máximo evento anual desde 1984, en que una absurda pero imponente entrega de premios acaparaba titulares a nivel internacional durante días: los VMA.

Surgida a manera de parodia de entregas de premios a lo más destacado de la escena musical, los MTV Video Music Awards (VMA) adquirieron inmediatamente un halo de respeto entre la audiencia, melómanos y prensa de espectáculos gracias a su dosis de irreverencia, música en directo y una efervescencia informativa en torno a las celebridades involucradas -directa o indirectamente- en cada edición.

Desde opiniones políticas y colaboraciones inimaginables, hasta momentos políticamente incorrectos y aportaciones invaluables a la llamada “cultura pop” norteamericana y global, el combustible de esta gala pareció no agotarse durante 20 ediciones, que pese al tiempo transcurrido, lograron exhibir que la decadencia de MTV sí tenía un final después de todo, justo al pasar de un canal que definía tendencias… a adoptarlas.

Para el año 2000 la cadena estadounidense y sus filiales regionales a nivel mundial ya mostraban un obvio andar sin rumbo claro en medio del temor colectivo por el cambio de milenio, los detalles para la máxima gala del verano se ultimaban las últimas semanas de agosto o las primeras de septiembre, respectivamente, casi a contrarreloj para que el mundo presenciara aquello por lo que los VMA iban a ser recordados por la eternidad, o bien, hasta la próxima entrega.

Un salón de clases al cobijo de la cabeza de la Estatua de la Libertad, un striptease a ritmo de un cover de los Rolling Stones y una serpiente albina se convirtieron en el sello de la casa a cargo de esa estrella creada por la misma cadena de televisión y que posteriormente estuvo a nada de destruir: Britney Spears. De 1999 a 2001 la “princesa del pop” pudo ocupar el espacio en los titulares que la “reina del pop”, Madonna dejaba libre en torno a dicha gala, pero que en 2003 ambas acapararían globalmente.

La tajada del pastel que vio nacer y morir a los VMA

Las notas musicales que sonaron en la primera edición de los VMA se replicaron 20 años después, casi a manera de broche de oro de su mejor época; “Like a Virgin” no era únicamente un himno de empoderamiento e independencia sexual femenina, sino el sonido de MTV y sin duda, de una gala que para algunos tenía un peso mucho mayor que la noche de los Grammy. Un gigantesco pastel de boda se convertía así en el elemento clave que revelaría las más grandes sorpresas en la historia de los VMA.

Los clavos que sellaron el ataúd que se llevaba los premios al descanso eterno fueron los colocados por la realeza del pop en el año 2003, en que el beso entre Madonna, Christina Aguilera y Britney Spears durante la presentación musical que abría la gala, fue en realidad el beso de despedida. Después de la vigésima edición, las cosas se tornaron un tanto erráticas para la emisión. Puede decirse así, que la hora de muerte de los MTV VMA como los conocíamos hasta entonces fue quizás a las 00:01 hrs del 29 de agosto de 2003.

¿Vida después de la muerte?

Los esfuerzos por superar el épico momento que se vivió la noche del 28 de agosto de 2003 en MTV han sido infructíferos hasta la fecha; quizás lo último que puede reconocérsele a la cadena en este tenor es la edición de 2020, lograda pese a una pandemia global y de la que nombres como Lady Gaga, Miley Cyrus y BTS se colocaron entre lo más memorable de la noche.

Sin embargo, y en retrospectiva, poco puede recordarse de las ediciones a partir del 2004, a excepción del error moral que se cometió en 2007 cuando MTV forzó el regreso de la máxima estrella de este evento desde Las Vegas, donde una Britney Spears que años antes solía adueñarse del escenario de una manera tan natural, de pronto parecía estar en una especie de ensayo general del que lo mejorable no pudo concretarse jamás.

La confección con carne cruda de un atuendo de Lady Gaga en 2010 o las duras críticas al ‘twerking’ de Miley Cyrus en 2013 se disuelven de la memoria colectiva, mientras crece la pérdida de interés en un evento que por décadas se perfiló como el más grande escaparate de ideologías políticas, lanzamientos musicales, polémica e irreverencia que oficializaba aquello denominado “cultura pop”.

A 18 años de aquel momento y a días de su próxima edición, que se llevará a cabo este 12 de septiembre de 2021 queda en el aire la pregunta: ¿Murieron realmente los VMA cómo fenómeno musical y televisivo aquella noche de agosto de 2003? La respuesta es más que obvia para muchos.

Sigue leyendo…

Si te interesó esta noticia y quieres saber más, entonces descarga y descubre INFORMAPlus, la aplicación digital de EL INFORMADOR, en donde tenemos contenidos exclusivos, seleccionados por nuestros editores, para darles una experiencia más completa a los lectores.

Descarga la aplicación y pruébala GRATIS por treinta días.

Para iOS: https://apple.co/35jaVgb

Para Android: https://bit.ly/3gwVSEV

Si eres suscriptor de EL INFORMADOR tu acceso está incluido, solicítalo al 33 3678-7777